domingo, 22 de enero de 2012



Ser feliz. Una meta que no todos consiguen.
 Hay un camino lleno de obstáculos que impiden la felicidad.
 A la izquierda, cosas que te hacen estar mal.
 A la derecha, una serie de personas, gestos, momentos, que hacen que tú día a día sea distinto. 
Hacen que puedas pensar que sí, ya eres feliz.
 La felicidad no es una meta, son momentos que te hacen pensar 
que nada mejor te puede estar pasando en ese momento. 
¿Me contradigo mucho verdad? 
He dicho que la felicidad es una meta y luego que no lo es. 
La felicidad es alocada, indecisa, soñadora.. 
Es difícil mantener la mirada firme a un lado del camino. 
Pero yo lo hago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario